miércoles, 25 de enero de 2012

Kumiko...biografía.

NOVEDADES BOTICARIAS:

 AMIGOS EL DOMINGO 22 DE ENERO ESTUVE CON MIS PERSONAJES DE PAPEL EN FERIA JUSTA, EN LA PLAZA VIENNI DE VILLA MARTELLI, PROVINCIA DE BUENOS AIRES, ARGENTINA.

MIS LETRAS SE ESTÁN ACOMODANDO EN SU MALETA ELEGIDA PARA IR A NUESTRO PAÍS HERMANO : URUGUAY.  EN LA CIUDAD DE LA PALOMA SALDRÁN A CAMINAR SUS CALLES Y ESTARÁN PRESENTÁNDOSE EN SOCIEDAD EN EL CENTRO CULTURAL EL  MIÉRCOLES 15 DE FEBRERO A LAS 21.30 HORAS.

CONTINUARÁN EN MARZO EN LA FERIA DEL LIBRO INDEPENDIENTE DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES ( F.L.I.A.).... 


Kumiko…  biografía




    Durante una semana me instalé en mi escritorio, desolada y loca, atormentada y pasional.
   Marcelo iría a vivir a la casa de su tía por un tiempo.
   Yo intentaba acomodar mis ideas, mis hallazgos, mis teoremas, para darle forma viva a la biografía de Cortázar, la  que yo había elegido escribir. Me rodeé de todos sus libros, volví a leerlos, subrayé lo que más me atraía. Sin lugar a dudas, detrás de cada unos de sus escritos, había un pedazo de su vida recortada al azar o a propósito.
   Cortázar ya había regresado a Francia, por lo que no podría contar con él si surgiera alguna duda.
   “Chivilcoy”, ése era el pueblo que me había nombrado con cariño. Se me ocurrió ir hasta esa ciudad que estaba a ciento sesenta kilómetros de Buenos Aires. Se lo comenté a Marcelo, a él le entusiasmó mi idea y decidió acompañarme. Antes de ir hice un par de llamados telefónicos y así me contacté con Celia, una de sus alumnas en los años en que Julio había dado clases en el Colegio Normal de ese lugar.
    Llegamos a la calle Rivadavia y a dos cuadras de la plaza principal ubicamos la casa de la mujer. La casa de Celia. Nos recibió con calidez y con un rico almuerzo. Preferí la entrevista al postre.
    Sus manos largas deslizando la tiza en el pizarrón, su voz particular y ese timbre que sonó para dar por terminada la clase, me hicieron penetrar en un Cortázar profesor y no escritor. Las adolescentes de los años cuarenta lo preferían a él y no al tentador recreo del colegio. La historia narrada por sus labios resultaba más cierta que cualquier otra. Estudiar su materia se tornaba apasionante. Las muchachas con sus largas polleras grises, rodeaban el escritorio del profesor. Todas, hasta la misma Celia, estaban enamoradas de él.
   Fuimos hasta la pensión que alquilaba en esos años, nos atendió una mujer un poco mayor que yo, hija de la dueña. Pasamos al sitio que él había ocupado. En su habitación, sólo se oían sus teclas apuradas, se veían cigarrillos amontonados en un cenicero inmenso, y una pava con agua siempre caliente. Fantasmas de acero, moldeados por una arcilla recién cocinada, aparecían y desaparecían de esas paredes viejas.
    Recorrimos la ciudad. Esa ciudad de muchas plazas, equidistantes todas de su plaza principal, de cuatro manzanas, inmensa, hermosa, bella. Su figura alargada pocas veces la había recorrido, prefería la soledad de su cuarto y no ese amontonamiento de gente caminándola.
   Esa misma tarde alquilamos su habitación en la vieja pensión. El cuarto, su cuarto, estaba abandonado, pero no nos importó. No dormí en toda la noche, sólo imaginaba cuáles de las historias escritas se habían concebido en ese lugar.
   En mi mente giraba una rayuela que vería la luz veinte años más tarde. Una rayuela dibujada ahí al lado del monumento del General San Martín en la plaza del centro. La Maga, era esa mujer que él estaba inventando, para que un día eligiera irse de estas tierras a una Francia salpicada de historias dispares. Una Maga, que bien podría tener un hijo de un padre ausente y que podría conocer a un Oliveira culto y vulgar, erudito y burdo. Estos personajes se iban asomando, querían disfrazarse de algo para aparecer en sus historias.  No era él quien los quería tener consigo, sino que eran ellos los que necesitaban de su imaginación y de su arte, para darse a conocer al mundo.

Extraído de "Kumiko, mujer sin tiempo". Pág 91.
ISBN 978-987-33-1113-0
CDD A 863 
Edición Milena Caserola y )el asunto(
 

2 comentarios:

  1. Hola!!!

    Graciela vuelvo por aquí para recordarte que el día tres, terminan las votaciones en el concurso de 20minutos, en el cual estamos participando vos y nosotros por una Argentina distinta en viaje.
    Buena semana con un abrazo de oso

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones Graciela por tus estupendos escritos. Me ha gustado mucho llegar a este rincón y leer estos "extactos". Te deseo muchos éxitos.
    Un cordial saludo desde Mérida -España-
    Ramón

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario acá...me gusta saber tu opinión acerca de lo que publico...el blog es para los lectores...gracias y con abrazo boticiario.

Visita a colegios de Colombia: día 2

Hola, amigos del blog boticario. En este posteo, les voy a contar que en el segundo día de visitas en Colombia fui a dos colegios: ...