viernes, 23 de julio de 2010

LA MOSCA ALUCINADA



La mosca alucinada.

La mosca se deslizaba por la ventana. La ventana era su alucinación.
Alucinación de objetos olvidados. Olvidados por el dolor de la carne putrefacta.
Desde el principio supe que el bicho patinaba en mi ventanal sin arrugas. Más tarde comprendí que el bicho patinaba como un bailarín sin preámbulos.
La mosca patinaba con olor a dulce. La mosca patinaba con una gracia divina.
La mosca apretaba sus patas pequeñas, moría con el ruido de la noche, imitaba a las estrellas colgadas, sonreía a los visitantes.
La mosca alucinaba. La mosca alucinaba y corría escapándole a la música. La mosca alucinaba caminando hacia la vejez de todos.
Su alucinación la convirtió en mariposa, la mariposa la convirtió en paloma, la paloma en golondrina y al final, escapó buscando otro ventanal donde comenzar su historia.


GRACIELA AMALFI

domingo, 18 de julio de 2010

La figura de mi patio.







La figura de mi patio.

Me miraba desde la ventana de mi escritorio que daba al patio de casa. No dejaba de mirarme a modo de controlador o de espía o de quien quería manejar mi vida.
Al principio sentí cierta antipatía por él, luego, a medida que pasaba el tiempo me acostumbré. Sus ojos verdes de vidrio, su piel blanca y su textura toda tan delgada lograron impresionarme las primeras veces. Al principio.
Estaba siempre ahí en el mismo lugar, parado o sentado, según su antojo. Lo veía cómodo y seguro. De ese corpúsculo casi imperceptible no salía ningún ruido, ni silbido, ni algo.
Después de tanto tiempo de hacerme el que lo ignoraba creo que el otro día se dio cuenta que yo lo había descubierto ahí parado o sentado.
Me pareció que se sintió incómodo cuando notó que su presencia era perceptible para mí.
Los ojos de vidrio pasaron a opacarse, la piel se puso algo pálida y su textura siguió igual de blanca.
Nuestras miradas se esquivaban, hasta que de repente chocaron como un montón de ojos. Me sentí atraído por esa presencia y a él parece que le pasó lo mismo.
Anoche le sonreí a modo de aprobación y su cara tomó un color a manzana encerada.
Le hablé, lo invité a pasar. Me hizo un signo de negación con su cabeza llena de pelos blancos enredados.
Abrí la ventana a pesar del frío y él se alejó. Me sentí molesto.
- Desde hace meses que está mirándome y ahora siente miedo, qué raro que es- pensé.
Ignorando su vergüenza, su timidez o lo que sea agarré uno de mis cuentos impresos y se lo leí. Era mi preferido: “La salida semanal”. Terminé, y al levantar la vista para ver su cara, noté que por sus pómulos empezaban a caminar, como en fila india, una lágrima tras otra.
Me sentí raro. No supe qué hacer. Le estiré mi mano para que entrara a mi escritorio.
Se negó otra vez.
-Qué tipo extraño, me repetí.
Empecé a leerle más cuentos míos, de ésos que me salen así de repente y sin pensarlos demasiado.
Veía en él gestos de aprobación, y otros de dudas. Pensé en hartarlo con tanta lectura. No quedaba otra, o entraba o se iba.
Al ver que la situación no variaba, yo adentro y él afuera, tomé un poncho bien abrigado, ése que uso en las insomnes noches de invierno, y salí al patio por la ventana para no perderlo de vista.
Me acerqué a él y cuando quise tocarlo noté que mi mano paseaba por su cuerpo, entraba y salía, daba vueltas y volvía a meterse entre sus articulaciones, en sus huesos, en el vidrio opacado.

Me aferré fuerte a mi poncho como un chico que tiene miedo a caerse, entré a mi escritorio algo desconcertado.El estaba siempre ahí, y cuando quería me prestaba atención, y cuando se le antojaba se sentaba cómodo en la silla del patio y ni me registraba. Desde ese momento no puedo dejar de mirarlo cada vez que decido poner un acento, una coma o un desenlace final a mis cuentos…





GRACIELA AMALFI-15 DE JULIO DE 2010.

sábado, 10 de julio de 2010

La novena víctima.














La novena víctima.


El hombre se llama Ezequiel Acevedo. Es alto, flaco, salvaje, sus ojos aparecen como espejos que corren a la noche. El aguarda como horas desobedientes el salir de su novena víctima. Ella es una cajera de un banco del barrio de Belgrano, es como una niña que juega en su cielo, en su bosque, en su plaza.
Ezequiel se siente atraído por la mujer. Esta mujer que le agrada y le apasiona. La espera salta y escribe en su mundo amenazante y pestilente.
Cada día se acerca a él como una sombra, el negro y desnudo recuerdo de su madre, quien murió en medio de un tiroteo malvado y vacío que aturdía contra el otro lado de la calle.
Mira su reloj, las agujas pálidas apuntan hacia la hora de salida de la joven cajera. Las voces de alrededor proyectan su historia en la espera.
Suena una alarma, llegan dos patrulleros, una ambulancia, la gente del interior irrumpe en su paisaje.
Ella no sale. Ezequiel enmudece como una nube que llora en el piso al acecho de un humo desesperanzado.
Laura es llevada como el otoño que vuela en bocanadas. Sale sobre una camilla verde acariciando el basural de la mente asesina.
El hombre llora, grita, alucina. Se rompe en la vereda como un mar en la cascada.
Su novena víctima se le escapó, destruyó su esperanza de volver a matar.

GRACIELA AMALFI.

Mi participación en Ferias Populares en 2017

Hola, amigos de mi blog. Durante 2017 tengo la oportunidad de participar en varias ferias populares.  Distintos grupos de emprendedor...