domingo, 30 de noviembre de 2014

La Gala Boticaria: parada 50

Hola amigos lectores de mi blog...hoy festejo con ustedes el haber cumplido mi sueño de este año 2014: llegar a las 50 Paradas Boticarias.

He recorrido con la compañía de mi familia, amigos y personas a las que conocí...muchos lugares.

En mi país, Argentina, desde La Rioja hasta Río Negro.
En la ciudad de Buenos Aires: Colegiales, Almagro, Boedo, Saavedra, Belgrano, Palermo, San Telmo, Villa Urquiza...
En el Gran Buenos Aires: San Martín, Vicente López, Olivos, Villa Martelli...
En la provincia de Buenos Aires...mi querida ciudad de Suipacha y su Requejo del Té. También Mar del Plata, ciudad actual de mi familia.
Y no quiero olvidarme de las paradas soñadas de Londres, París y Berlín. Esa mágica Berlín a la que volveré...sí...a la librería "Rayuela".
Fueron muchos sitios...mucha gente linda acompañando...muchas caricias para el alma...mucho afecto.

Hoy quiero escribir acerca de la despedida de las Paradas Boticarias: La Gala Boticaria.
Fue un evento realizado en el Bar Cultural La Jalapeña, ubicada en Angel Carranza 1969, CABA.

Tuve el orgullo de tener en el escenario a grandes artistas:

Juana Figueroa: narrando sus historias.

Jorge Figueroa y José Conrado: dos músicos de lujo y más...

Luciano Fraga: cantaautor incomparable...amigo del arte.

Liliana Ballatore: mi amiga "la cantora", que con su magia nos envuelve entre aromas de ternura.

Y los asistentes....todo ese público lindo que nos acompaña siempre...aquellos que lo hicieron por primera vez y aquellos que nos hicieron llegar su saludo por la imposibilidad de ir.

Para mí fue una dicha inconmesurable...festejar esta Parada 50...esta Gala Boticaria, como se me ocurrió llamarla.

Les dejo algunas fotitos y un relato cortito que leí.
Gracias por pasar por el blog.

La pelota de Francisco
 Extraído del Baúl de Cuentos de la Abuela/ Graciela Amalfi

Anochecía, Francisco corrió de más. Se estrelló contra el piso la maceta del jardín,
la preferida de mi madre.
¿Qué hiciste hijo?, ¡no lo puedo creer! me rompiste la ilusión
Cristina no exageraba, ese era el último regalo de su abuela Era lógico que se enojara un poco y castigara al niño.
Estarás dos días sin ver la tele… él lloraba.
Sus amigas le decían que había sido dura con él.
Está bien así aprende- decía Pedro, su marido y padre de Francisco-estos chicos que corren y corren, sin tener cuidado.
Y sí- decía la vecina vieja- a mí también me destrozó las margaritas que tengo en el parque… es que no para de moverse, y su pelota…
Pero a mí me gusta jugar al fútbol, murmuraba Francisco y se iba a su cuarto llorando.
­-¿Tan grave es lo sucedido?- Interrumpía la madrina-No, seguro que no, estos padres tan exigentes.
-Pero es que los chicos hoy en día son terribles en sus modales- insistía Pedro
No es para tanto, madrina.
Sí, es para tanto, la vieja de al lado.
Me apena la penitencia pensaba su madre.
Es necesaria, Pedro.
Una maceta, sólo una maceta ¡exagerados! Madrina.
Francisco se durmió, soñó feo.
La madre lo besó y sonrió.
Mujer cría maricones, vociferaba Pedro.
Está celoso del nene, madrina.
¿Le contaste alguna vez que no es su hijo, Cris?
Noooooooo, nos mataría a los dos.

 Gracias por pasar por el blog....serán bienvenidos todos los comentarios.
Graciela boticaria Amalfi

Leyendo en Teatrarte Devoto

Hola. amigos. El domingo 9 de julio, presenté mi libro Las madrugadas de Agustín, en el Teatro Teatrarte del barrio Villa Devoto de la ...