lunes, 30 de mayo de 2011

Rally boticario: Fotos/ relato... y más.






Rally boticario del 28/29 de mayo de 2011.

Amigos este rally tuvo su PRIMER PARADA en el Café Literario "El Arcón", desarrollado en el Café "Bien Bohemio" considerado de interés cultural por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Ubicado en Sánchez de Loria 745. Coordinado por las escritoras : Ana María Sanchis y Enid Pereda Girón. Participamos en el V Festival Internacional Palabra en el Mundo, recibiendo cada lector un certificado por este motivo.
La 7º presentación de "Des palabras armando" contó con la lectura de tres cuentos del libro. "Mi hermano mayor" (pág. 43) relatado por Antonella Postiglione de 9 años hija de una amiga y "Las tres lanchas y yo" ( pág. 25) y "Autobiografía microscópica" (pág.45) , éstos ultimos leídos por mí.

SEGUNDA PARADA ... tuvo lugar en Clarence bar, Gurruchaga 1417, en el 4º y último día del Ciclo "Sábados místicos poéticos musicales", organizados por Luciano Ave Manolo y Eric Thiemer. Acá leí una parte de una serie de relatos "incipientes" a los que se me ocurrió llamar "Amaneceres" (hasta nuevo aviso, ja)... 4 personajes, leí algo de la historia de dos de ellos... más abajo y a pedido de amigos FB posteo uno.

TERCERA Y ÚLTIMA PARADA: La F.L.I.A. ( Feria del libro independiente), llevada a cabo en el Parque España, Santiago del Estero y Av. Caseros. Acá estuve vendiendo algunos ejemplares de mi libro... hermoso lugar... hermosa gente... aguante la FLIA!!!

Dejo una foto de cada lugar... gracias a los que estuvieron... a los que están ahora del otro lado de la pantalla... y yo seguiré a mis palabras desarmadas adonde ellas quieran llevarme.

GRACIAS POR LA LECTURA... GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.
UN ABRAZO BOTICARIO MÁS QUE INMENSO...

Amaneceres de Graciela "boticaria" Amalfi....

Amelia descansa en el sillón negro y cómodo de su living. Escucha su música preferida: jazz. Cada nota musical la siente suya, la arruga y la funde entre sus manos.

Se levanta para tocar el saxo que ya conoce el sabor de sus labios.

Los diarios en el piso con su nombre escrito en un lugar destacado llegan a conmoverla. Lee y relee las notas periodísticas de un pasado no muy lejano. Suena el teléfono, prefiere no atender, supone que es para concertar un nuevo reportaje.

Sabe que los vecinos oyen sonar su saxo todos los días, sabe que les molesta, no le importa. Todos conocen que ella es la famosa Amelia O´Higgins y por eso callan. Tener a una artista de su envergadura tan cerca debe ser un honor para cualquiera.

Piensa, la mujer piensa.

El correo postal, los mails, las redes sociales, se ahogan con su nombre. Ya es muy tarde, basta de saxo, de periódicos y de correos inventados.


Amanece.


Mañana amanece otra vez.

Levanta la persiana del living, sale a la vereda, saluda a su vecina Ana.

Amelia no entiende que su mundo no existe ahí afuera.

El mundo sabe que ella vive historias desdibujadas e inventadas por su imaginación. Cierra la puerta y en el living deberían aparecer otra vez su saxo, sus periódicos y las letras grandes con su nombre.

Pero no… hoy no aparece nada.



lunes, 23 de mayo de 2011

Bien Bohemio/ Clarens pub/ 17º FLIA/ "Des palabras armando".


RALLY BOTICARIO 28/29 DE MAYO DESDE LAS 18.00 DEL SÁBADO HASTA LAS 18.00 DEL DOMINGO....

SIEMPRE ENTRADA LIBRE Y GRATUITA.
SIEMPRE UN GUSTO QUE ME ACOMPAÑEN.
SIEMPRE ME GUSTA VERLOS.
SIEMPRE LEER ES MI OASIS PREFERIDO.
SIEMPRE... MI LIBRO Y YO :-)

AMIGOS ... MI LIBRO Y YO... LOS ESTAREMOS ESPERANDO.............
ACÁ LES DEJO MI RALLY DEL PRÓXIMO FIN DE SEMANA.......GRACIASSSSSSSSSSSSSSS

Y...se viene el rally boticario con el "Des palabras armando".....

1º Sábado 28 de mayo a las 18.00 en Sanchez de Loria 745/CABA. Café literario "El Arcón". Presento mi libro otra vezzzzzzzz.......leo un par de cuentos..........Hay micrófono abierto........Escuchamos y leemos.....algo de música también habrá........ y algún cuentito de regalo para que se lleven a su casa.........y si quieren comprar el libro también............ja ...

2º Sábado 28 de mayo a las 22.00 aproximadamente en Gurruchaga 1417/ Clarens Pub/Palermo Soho/ CABA en el Ciclo "Sábados místicos poéticos musicales" organizado por Ave Manolo y Eric Thiemer.........Acá leo un par de cuentos........habrá músicos y poetas... También se pueden llevar un cuentito de regalo a su casa y.......si quieren comprar un "Des palabras armando"..........ja


3º Domingo 29 de mayo a partir del mediodía...........estaré en la 17º FLIA CABA.........Av. Caseros y Santiago del Estero.......ahí vendiendo "Des palabras armando"........y si quieren también se llevan un cuentito de regalo a casaaaaaaaaaa.

NO HAY EXCUSAS AMIGOS.........EN ALGÚN MOMENTO DEL FIN DE SEMANA NOS VEREMOS...¿ NOS VEREMOS???????? ja ja ja
TODO CON ENTRADA LIBRE Y GRATUITA

viernes, 20 de mayo de 2011

"Cementerio sin viernes"







"CEMENTERIO SIN VIERNES".

AUTORA: GRACIELA “BOTICARIA” AMALFI.

Buenas y particulares noches. Noches como tantas otras en el cementerio del pueblo.
Juan cumplía las funciones de sereno. Sereno de todos los días, salvo los viernes, éstos eran sus días libres. Siempre hacía el mismo recorrido; iba desde la puerta principal hasta el final del pasillo izquierdo, desde donde podía ver de lejos la tumba que prefería. Después caminaba hasta las bóvedas; en las que “descansaba en paz” la gente rica del pueblo.
Pero había un lugar que dejaba para el final. Era el nicho en donde se podía ver la foto de una mujer. Foto gastada, sin colores, roída por el tiempo. Foto de una mujer de la que Juan se enamoró. Él la miraba, la acariciaba, la deseaba, le hacía el amor. Vivía su romance todas las noches… menos los viernes.
Para el encuentro había preparativos especiales. Se cambiaba de ropa. Se ponía su traje azul marino y los zapatos negros. Cada noche aparecía con una poesía distinta, propia, o de otros.
Ahí estaba el secreto, él imaginaba que su enamorada necesitaba ser sorprendida todas las noches y no podía dejar nada librado al azar. Cada detalle de su presentación merecía una completa entrega. Esa entrega que se consumaba como un ritual.
Luego del encuentro, reía de felicidad y su transpiración perlaba su frente. Nada de lo que sucediera en el mundo le interesaba. Nadie lo veía.
Sólo la foto y él. Él y la foto.
Las noches tenían lunas, lunas de sudor, lunas de pasión, lunas de secretos. Las tumbas emitían chillidos de envidia al ser alcanzadas por el olor de Juan y de esa mujer muerta. Juan y esa mujer otra vez estaban juntos. Otra vez amándose en ese cementerio de pueblo.
Todos los días, menos los viernes. Esos viernes en que la luna se iba a otro cielo buscando a otros amantes, un cielo que se arrugaba y sentía la ausencia de su luna.
Todos los viernes la foto de la mujer caía del nicho y rodaba por las tumbas y era arrastrada por el viento nocturno.
Todos los viernes el hombre lloraba por la falta de esa mujer, su foto y su cementerio.




Publicado en "Des palabras armando", capítulo B, página 11. 1º edición. 2011. Co-edición Milena Caserola y ) el asunto (

lunes, 9 de mayo de 2011

Kumiko... en el sur. Parte S




Kumiko… en el sur. Parte S




Ese día se cumplían tres años de mi primer beso. Un momento de despedida ausente. Se presentaba el año 1962 con su psicodelia y los Beatles a punto de nacer al mundo de la música.

Mis amigas Sallie, Eleanor y mi primo Louis empezaban a enviarme discos de pasta recién editados en el país del norte.

Marcelo y yo vivíamos nuestras horas en un sur argentino que nos acurrucaba con maderas encendidas.

Mi relación con Victoria Ocampo siguió a pesar de la distancia y el tiempo transcurridos. Yo le enviaba mis cuentos por vía postal y ella atenta siempre respondía con correcciones que animaban a seguir mi camino por la escritura. El día que recibí su carta anunciándome que publicaría tres de mis cuentos en la revista “Sur” sentí unas ganas locas de empezar a correr y largar todos los sentimientos al aire.

Salí de la casa y grité. Sí, grité como una loca reviviendo una alegría.

Marcelo compartía mi felicidad, la disfrutaba y le gustaba verme así. Disfrutaba ver mi sonrisa, mi grito, y toda yo.

Sus oídos y los míos estaban acostumbrados al repicar de las teclas de la Rémington. Él sabía respetar mis espacios y acompañarme en mis gustos. Su trabajo y mis historias inventadas se llevaban bien.

El paisaje nos contemplaba y parecía satisfecho por nuestro lugar ahí dentro de él.

Vivíamos en una casa muy pequeña desde donde veíamos el cerro Piltriqritón. En realidad el cerro parecía habitar nuestro living, se erguía como un héroe en ese pueblo a quien alguien le puso un nombre: “El Bolsón”, pronunciado por primera vez en 1926.

Marcelo seguía con su música y daba clases en el colegio del pueblo.

Los habitantes no eran muchos. Todos nos conocíamos. Qué singular contraste existía entre nuestro lugar y la Buenos Aires que me había recibido tres años antes. Marcelo había nacido en ella hacía veinticinco años. No la extrañaba para nada, yo menos.

El Bolsón tenía una magia particular, de esas magias que envuelven y saben abrazar.

Teníamos un perro, Teo. Con su encanto logró que lo adoptáramos en nuestro pequeño mundo. Teo esperaba el regreso de Marcelo todos los días y acompañaba a mi Rémington y su lenguaje. Yo tenía todo el tiempo que quería para escribir, tener contacto con la naturaleza que abarcaba mi vida y no deseaba soltarla.

En el patio había un arbolito al que yo cuidaba con verdadera pasión, recordando al árbol de mi infancia, de la casa de mi abuelo. Ese árbol ahora de tallo grueso al que le había confiado trozos de mi vida.

A una cuadra de casa vivía un amigo recién llegado de la capital. Se llamaba Rubén y sabía lucir su pelo largo y con rulos. Era músico y poeta, por lo que no resultó difícil hacerse amigo de él.

Rubén nos prestó algunos libros. Yo, especialmente, me los devoré. La lectura y la escritura invadían mi tiempo y yo no les cerraba la puerta. Los tres nos juntábamos casi todas las noches a leer, hacer música y charlar. Al grupo se fue agregando gente. Así se sumaron: Andrés, Cecilia y Lisandro, los tres vinieron de Rosario para radicarse ahí.

Rubén era el líder del grupo, un personaje transparente, tan devoto de sus rulos como de la cerveza. Lo elegimos sin preguntar para que llevara el timón de nuestros mundos nocturnos. Si bien yo había leído algo de filosofía clásica de esos años y otros, nuestros rulos de amigo podían lograr desmoronar toda una pared levantada y revocada con sus palabras. Marcelo también lo admiraba.

Cecilia era pintora plástica, tenía mi edad y Lisandro un fotógrafo de profesión que prefirió dejar su mundo entero en Rosario para llegar a armar el rompecabezas de algo nuevo en El Bolsón. Hacía dos años que se conocían. Los padres de Cecilia nunca comprendieron como su única hija prefirió fugarse con ese “cámara” y olvidar su vida cómoda.

Lisandro era el mayor de nosotros seis, en unos días cumpliría sus treinta años. Había traído tres cámaras fotográficas profesionales y las mostraba con el mismo orgullo que yo a mis escritos.

Andrés había estudiado psicología en La Plata y a él nunca lo llegué a descubrir. Nunca supe por qué se había venido a este pueblo pequeño del sur con su carrera a pasos de ser terminada. Con Marcelo le dimos hospedaje en nuestro living durante varios meses, pasados los cuales se fue a vivir a una casa en medio del campo a unos diez kilómetros de El Bolsón. Ahí estaría como ayudante en una estancia. Antes de su huída de casa presenciamos muchas discusiones filosóficas y políticas entre él y Rubén. Nuestro pelilargo, y digo nuestro porque así lo sentíamos, apoyaba al hipismo incipiente, a sus ideas de vida en comunidad, del compartir con el resto, de la paz y del amor. Andrés no parecía estar muy de acuerdo con toda esa teoría. Alguna vez Rubén le gritó:"Vos y tu psicología barata que se olvidan de lo básico de la vida”.

Los libros de cabecera del casi psicólogo abarcaban a Lacan en su totalidad y su manifiesto de que el hippismo era un modo inexistente de vida. Su cara prolijamente afeitada parecía desgranarse en cada discusión y perdía su forma. Su psicología no lo llevaría a buen puerto.

Cecilia y Lisandro preferían no participar en las charlas sino sólo como espectadores. Unos meses después nuestro amigo fotógrafo llegó a asombrarnos cuando nos mostró algunas fotos tomadas en esas charlas nocturnas. Cecilia había usado su tiempo en pintar algunas de esas situaciones. La mirada de todos, excepto la de nuestro psicólogo, era tranquila y descansada.

Creo que conocí más a Andrés observando con detenimiento esas fotos y los retratos que con los meses de convivencia.

Graciela Amalfi-Marzo 2011


martes, 3 de mayo de 2011

6º Presentación en "Reunión de voces".



Amigos del blog este viernes 6 de mayo estaré presentando por 6º vez mi primer libro de cuentos "Des palabras armando" en el encuentro convocado por el grupo Pretextos.

Mis minutos en las tablas estarán contados................jaaaaaaaaaaa.........siiiiiiiiiiiiiiii 15 minutos para hablar del libro y leer un par de mis cuentos.

La entrada es libre y gratuita................

DÍA : VIERNES 6 DE MAYO.

HORA: 19.30 APROXIMADAMENTE.

LUGAR: PUB SADEM. AVENIDA BELGRANO 3665/ BUENOS AIRES/ ARGENTINA.

Los espero a todos......toditossssssssss.................
También habrá música mucha y letras a rabiar.................

Septiembre de invitaciones a eventos

Hola, amigos lectores del blog boticario. Este posteo es para contarles que, durante el mes de septiembre, tuve el gusto de participar en ...