miércoles, 9 de noviembre de 2011

Kumiko... presentación en la Biblioteca Nacional.





EL DOMINGO 6/11/2011 PRESENTAMOS A MI NOUVELLE "KUMIKO, MUJER SIN TIEMPO" EN LA SALA JUAN L. ORTIZ DE LA BIBLIOTECA NACIONAL DE BUENOS AIRES.

FUE UN ACONTECIMIENTO MUY ESPECIAL PARA MÍ, RODEADA DEL CARIÑO DE MI FAMILIA Y MIS AMIGOS.

EN EL "PÚLPITO" ESTUVIERON DESPARRAMANDO SERMONES...


MATÍAS RECK ( EL EDITOR DEL LIBRO ), COEDICIÓN MILENA CASEROLA Y )EL ASUNTO( ,


EL ESCRITOR RAÚL TAMARGO,


LA ESCRITORA Y MI AMIGA MARÍA DE LOURDES GONZALEZ ( CIVETTA)


Y MI AMIGA VERÓNICA PAGET.


TAL VEZ HAYA SIDO UNA PRESENTACIÓN UN TANTO ATÍPICA... PASAMOS EN LA PANTALLA UN VIDEO DE FOTOS CON CUATRO TEMAS MUSICALES QUE ME GUSTAN MUCHO. LAS FOTOS FUERON DESCRIBIENDO MI RECORRIDO EN ESTE MUNDO "LETRISTA".


MATÍAS HABLÓ ACERCA DEL ARMADO DEL LIBRO.


RAÚL DESCRIBIÓ CARACTERÍSTICAS FUNDAMENTALES DE LA NOVELA.

CIVETTA HABLÓ ACERCA DEL PERSONAJE REAL, YO.

VERÓNICA LEYÓ UN CAPÍTULO QUE YO HABÍA ELEGIDO.

Y CUANDO LLEGÓ MI TURNO , LEÍ MI CAPÍTULO PREFERIDO ( "ENTRE RAYUELAS Y CRONOPIOS").

EL EVENTO LLEGÓ A SU FIN CON LA PRESENTACIÓN DE ESE ERRE ELE ( SOCIEDAD DE REBELDES Y LADRONES), INTERPRETANDO MILONGAS Y TANGOS.
CHIN, CHIN Y TODOS A CASA.



Kumiko… entre rayuelas y cronopios


Tomé el colectivo que me dejaba a dos cuadras de su casa. Cuando llegué no podía creerlo. Tuve que detenerme, frente a esa enorme puerta de madera con un picaporte inmenso y de bronce. Quedé como petrificada en un lugar desconocido, atónita, ciega, muda. El brillo del bronce me invitaba a entrar. La fachada de color amarillo claro y los dos escalones que me acercarían a ese pedazo de madera, me abrían sus paredes para empujarme al lugar.

Miré mi reloj, el último regalo de mis padres, la hora de la cita había llegado. Cuando llamé a la puerta, una señora me invitó a pasar a un pequeño cuarto, que oficiaba de escritorio. En ese lugar, había una máquina de escribir sobre una mesa repleta de papeles escritos, otros en blanco y algunos hechos bollos.

La biblioteca me dio la bienvenida con esos autores a los que una y otra vez Cortázar había leído: Poe, Hawthorne, Saki, Jacobs, Foster, Lugones, Quiroga y por supuesto Borges.

Un cuadro, con un dibujo que delineaba la casa más famosa de sus historias, estaba recostado cerca de la ventana. Llamó mi atención, la cantidad de habitaciones estampadas arquitectónicamente, nunca hubiera imaginado una casa tan grande para un cuento. Sólo para un cuento.

Estaba dentro de su mundo, de ese mundo de vuelos. Vuelos imaginados y vuelos reales. Los personajes de sus cuentos me abrazaban, algunos chocaban contra mi ignorancia de escritora y otros me invitaban a tomar su mano para entrar en ese hemisferio distinto, nuevo, sobrehumano. Un haz de luz, dos, tres, atravesaban cada pedazo de mi cuerpo, para contenerme en esa magia exasperada y plena. Quise tomar cada página de sus libros, leerlas, releerlas, aprenderlas de memoria.

Un olor a consejos de cómo se hace para reír o llorar, llegó con aroma a tinta y papel gastado.

Si dijera, que me sentía estar bailando el vals en mi fiesta de bodas, no estaría mintiendo. La sensación que había experimentado, a mis diecisiete años, cuando me imaginé en el escenario interpretando “La Traviata”, se derrumbaba ante este presente.

Otro cuadro con color a rayuela, un rostro que bien podría ser el de la Maga, un suicidio, una locura, un número olvidado, una tragedia. En ese hemisferio acababa de entrar.

Un montón de conejos blancos y suaves, pero vomitados desde un hombre asqueado de tanta soledad, en una Buenos Aires, repleta de gente y hundida en una miseria de mugre y hastío.

Un tigre agazapado esperando mi más mínima distracción para aparecer y atacarme.

Esos monstruitos verdes, amorfos, locos y chiflados como el tango, que no dejan de girar en una milonga triste y pobre, que se burla de amores ajenos.

Ese raro azteca que corre sin parar y sueña y suda y recuerda y muere enloqueciendo al lector distraído.

Su mundo me atrapó, me dio vueltas, me hizo despegar hacia un lugar nunca imaginado. Un globo gigante me llevaba de un rincón a otro de la habitación.

Puf… el globo explotó y entró el escritor, Julio, el mismísimo Cortázar. Alto, flaco, y con una “r” caída del renglón se dirigió hacia mí y me saludó con un gesto dulce y paternal.

Aterricé de golpe en el escritorio y me sentí como un papel hecho un bollo, para jugar en las manos de ese alguien… o ser tirado para siempre en el cesto de basura.

DE "KUMIKO, MUJER SIN TIEMPO"

GRACIELA boticaria AMALFI

1 comentario:

  1. fue muy grato compartir KUMIkO entre el afecto y la calidez! gracias a vos por confiar en mi!! besos

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario acá...me gusta saber tu opinión acerca de lo que publico...el blog es para los lectores...gracias y con abrazo boticiario.

Mi participación en Ferias Populares en 2017

Hola, amigos de mi blog. Durante 2017 tengo la oportunidad de participar en varias ferias populares.  Distintos grupos de emprendedor...