martes, 5 de noviembre de 2013

Abriendo el "Baúl de cuentos de la abuela". Primer relato.

Hola amigos del blog boticario, durante las próximas 22 publicaciones compartiré los cuentos del baúl de mi abuela.

Mi último libro , "Baúl de cuentos de la abuela", se divide en dos partes : 

Parte 1/ Los cuentos de la abuela...esos cuentos que la abuela me contó.

Parte 2/ Los cuentos del baúl...esos cuentos que la abuela no me quiso contar.

El libro está ilustrado en su interior con fotos en blanco y negro de mis bisabuelos paternos: Juana y Pascual.

Si alguno de ustedes quiere adquirir el libro en papel, se puede comunicar conmigo a mi correo electrónico: gracielaamalfi@gmail.com


Acá va el cuento que abre el baúl...



A modo de prólogo, acá comienzan las historias, que la abuela  me dejó en su baúl de cuentos…

La sillita de madera

    En la vereda del pueblo, la sillita de madera que mi padre había usado en su niñez, lucía orgullosa entre la abuela Juana y yo. En sus inicios había sido testigo de travesuras y aprendizajes, hoy volvía a ser testigo. Esta vez, de historias pasadas, algunas llenas de imaginación, otras reales, como mi bisabuela y yo.

Mis cuatro años apenas podían hacer equilibrio, entre los ladrillos desalineados y mi asiento viejo. 

La abuela con su tez bien blanca, su pelo cano recogido y mi mirada expectante, sonreía a una tarde de verano, que nos metería en  medio de muchos relatos.

Ella recordaba sus años mozos, las travesuras de sus cuatro hijos varones y las de su nieto Pochito, mi padre. Yo preguntaba y siempre quería saber más y aunque las cosas contadas solían repetirse, mis ganas de conocerlas querían oírlas una y otra vez.

Los teros en el largo fondo de la casa, repleta de arbustos, nos hacían el eco cuentero, y de vez en cuando un “teru-teru”, aparecía entre las dos. Tal vez, para llamar la atención. Tal vez, porque ellos también tenían algo que decir.

La cocina a leña  dejaba traslucir su tinte a hogar, a familia, a chicos que corrían por el largo living. Las fotos enmarcadas también se asomaban a la vereda, para decirnos que querían participar de la charla. Por supuesto que participaban: los retratos viejos, los de los nietos de la Capital y los del pueblo, los trajes del casamiento de Juana y el bisabuelo que apenas conocí...todos.

La sillita de madera era el personaje principal. No cualquiera podía sentarse ahí, Juana la reservaba para unos pocos. Yo, tenía el privilegio, de ser uno de los elegidos para el ritual. Ese ritual que consistía en sacarla a la vereda con mucho cuidado, para que no se rompa, ni se raye. La madera estaba vieja y solía hacer un crash, cuando nos distraíamos un poco.

A veces aparecía alguna vecina que se incorporaba al diálogo. Yo seguía escuchando, no me perdía una palabra, iba tejiendo las historias que ahora suelo volcar en un papel.

El almacén de la esquina con los ladrillos, tan desalineados como los de nuestra vereda, nos miraba desde enfrente, dando un signo de aprobación a nuestra conversación.

La radio antigua nos relataba novelas de amores desconocidos. Los personajes salían del aparato riendo o llorando, enfrentándose en medio de la vereda, para pelear por un amor o abandonarlo para siempre.

La abuela Juana, vasca y porfiada, me contaba sus secretos del pasado, yo los atesoraba en el alma, y la silla, la silla de madera nos miraba con satisfacción. Satisfacción de haber vivido muchas de esas historias. Satisfacción de poder estar aún vigente.

La abuela se fue al poco tiempo, la silla no sé en qué rincón habrá quedado abandonada, por eso es que hoy, me pongo a escribir algunos de esos cuentos que la abuela Juana, me dejó... en su baúl.

Graciela Amalfi, la autora.


Amalfi, Graciela
    Baúl de cuentos de la abuela. - 1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Boticaria Club de Cuentos, 2013.
    86 p. ; 21x15 cm.

    ISBN 978-987-29684-0-3          

    1. Narrativa Argentina. 2. Cuentos. I. Título.
    CDD A863

Fecha de Catalogación: 04/07/2013

Contacto con la autora:

www.facebook.com/Boticaria Letras Desarmadas Amalfi
Twitter: @AmalfiGra


Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723
ISBN 978-987-29684-0-3
Impreso en Argentina. Derechos reservados.



 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Dejá tu comentario acá...me gusta saber tu opinión acerca de lo que publico...el blog es para los lectores...gracias y con abrazo boticiario.

Apostá a la literatura contemporánea autogestiva

Hola, visitantes de mi blog. La primera vez que publiqué dos de mis cuentos, lo hice en una Antología editada por la editorial Creadore...