sábado, 27 de octubre de 2012

Amanecer XV

Holaaaaaaaaaaa amigosssssss del blog boticario, hoy nos toca leer el capítulo XV de mi libro "Amaneceres",  sólo nos restan dos y llegamos al final.
Que les guste y son bienvenidos los comentarios de cada uno de ustedes.

Gracias por pasar por acá!!!!!!!!!!!!!









Amanecer XV



        En algún lugar del destino está escrito que Alejo debe convivir con su madre, otra vez, como lo ha hecho toda su vida, hasta ese día en que con sus 20 años decidió alquilar una pensión y “escaparse” de la loca locura de su Amelia. Y digo que estará escrito porque al saxofonista no se le hubiera ocurrido semejante situación. O tal vez, es él mismo quien escribe en el libro de la vida esta historia que empieza a recorrer. Los humanos son raros, a veces no los entiendo. Al final de cuentas el último martes que está en su casa, la cosa parece tomar otro rumbo. Hijo y madre comienzan a vivir una nueva historia, a vivir, a intentar, una historia nueva o quizás o nada.
  Amelia llega a la casa de Alejo acompañada por Clara. Tiene una habitación preparada para ella, ahora él alquila un departamento de tres ambientes, así que no le resulta demasiado sacrificado cederle un espacio a su madre. Las mujeres entran felices al lugar, lo miran por  todos lados, lo recorren.
  _ Tenés una linda casa_ le dice Clara.
  _Cómoda y acogedora, al menos eso creo_ dice el muchacho.
Lleva la valija de la recién llegada al que será su cuarto.
Toman un café con leche con unas facturas. Clara se va.
Ahora la vida se presenta ante Alejo y Amelia así como es, dura y simple, audaz y tragicómica.
Los dos se miran, no hablan mucho. Alejo no sabe por dónde empezar a romper el hielo, Amelia quizás no ve el iceberg ahí en el medio de la cocina.
Él prepara pollo al horno con papas, es una de las comidas preferidas de su madre. Recuerdan algunas cosas de la infancia, sólo cosas del pasado puede recordar Amelia.
No entiende mucho dónde está, por qué su hijo creció así de golpe, adónde se fue su marido. Le gusta el saxo, lo mira… lo mira, hasta que se acerca al instrumento y haciendo un gesto de permiso, lo agarra y empieza a soplar.
Alejo queda atónito al escuchar la música que emana del instrumento. ¿Desde cuándo su madre sabe tocar el saxo? ¿Es verdad la historia de Amelia O’Higgins? ¿Los diarios, las revistas con su nombre, existieron alguna vez?
Esa rara comunión que ambos comparten con el saxo lo sorprende. Amelia lo toma como algo natural. Como algo de todos los días. Pero, ¿no puede ser? Su madre está loca o muy cerca de estarlo. No puede ser ella quien sigue esos acordes: son perfectos, reales, sublimes.
  Queda perplejo al escucharla.
   Alejo acerca el saxo a sus manos y empieza a tocar. La mujer lo mira sonriendo. Los dos crean una magia desconocida para ambos o mejor, nunca compartida. Cada uno por separado vivió su magia, su vida, como pudieron o como se les presentó. Ella, en medio de una psiquis acobardada por el tiempo que corría y la había dejado en medio de quién sabe qué. Él, en la mitad de un rencor viejo vestido de incomprensión y de soledad.
    Cuando le toca el turno a Amelia su hijo la mira otra vez con asombro, la oye, la admira y termina con un aplauso fervoroso que sólo es interrumpido por el abrazo final.
   El reloj marca las doce y el último acorde del saxo les dice: “hasta mañana”.
  Mañana que vuelve a comenzar con un amanecer… un amanecer distinto.



AMALFI,GRACIELA.
 Amaneceres- 1a ed.-Ciudad Autónoma de Buenos Aires: el autor, 2012
88 p.; 21 x 15 cm.
ISBN 978-987-33-1798-9         
1. Narrativa Argentina. 2.  Novela. I. Título
    CDD A863


Fecha de Catalogación: 06/02/2012

Contacto con la autora:
belinda_2010@yahoo.com.ar
www.facebook.com/Boticaria Letras Desarmadas Amalfi

Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723
 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Dejá tu comentario acá...me gusta saber tu opinión acerca de lo que publico...el blog es para los lectores...gracias y con abrazo boticiario.

Conocé más de "Las madrugadas de Agustín"...

Amigos de mi blog.  Les dejo una entrevista que me hizo el escritor Alfredo Legnazzi de la Lupa Cultural revista on line que co-dirige ...