domingo, 28 de agosto de 2011

Madrugadas de un adolescente...




Mi personaje de papel de hoy... se llama Agustín, un adolescente que escribe durante las madrugadas, ... ésta es su primer madrugada............si quieren más me avisan... porque la historia continúa..............Besitosboticarios:-)



Madrugadas de un adolescente.

Autora: Graciela boticaria Amalfi



Madrugada del 10 de agosto.


Hoy estuve hablando con Sol, la tuve ahí bien cerca mío. Su pelo rubio y lacio rozaba mi brazo derecho cada vez que se movía, como dándome una caricia en secreto. Ella es de esas chicas que seduce a todo el mundo, o al menos eso es lo que yo pienso. Cuando camina, cuando habla, cuando se ríe… hace que el planeta se incline a sus pies.

Todos los días la veo desde mi último banco, y ella ahí en la segunda fila sentada al lado de Antonio. Qué suerte tiene ese pelirrojo flaco y alto. En cambio, yo, Agustín, petiso y gordito. Es muy probable que Sol no se de cuenta de mi amor por ella, amor incondicional de tonto adolescente.

Hoy me miró y me sonrió, desde su asiento y también cuando salimos al recreo. Es verdad lo que me dice mi mejor amigo, ella nunca se fijaría en mí. Si casi se tiene que agachar para darme el beso del hasta mañana de cada fin de clases. Pero hoy me miró, y me sonrió y yo colorado como un tomate levanté mi mano izquierda, con la que escribía, señalando con mi lapicera azul hacia el tonto cielorraso que era testigo de mis miradas continuas, que subían como un ruego al cielo que estaba por encima de esos ladrillos.

Hay muchas chicas en mi clase, pero Sol es diferente. Cuando su pelo acarició la manga de mi pulóver azul, sentí que corría una brisa suave que me invitaba a seguirla. Y corrí a la par de la brisa y me escapé a un campo lleno de flores y arbustos y pajaritos de colores. Y juntos rodábamos por el pasto y nos besábamos y ella otra vez reía, y yo la miraba y entraba y salía de la imagen. Los dos solos. Qué me importaba Antonio y su altura, y mi mejor amigo y sus recomendaciones y el resto del mundo. Ahí estábamos los dos. Detrás de los árboles apareció un viejo igual al profesor de música, tocando un trombón. Sol me miró con cara sorprendida y al mismo tiempo feliz. Tan feliz como yo. Nuestro mundo … de flores, de aves coloridas y hasta con un fondo musical. Delicada estampa salida de un cuento mágico de niños de los años cincuenta.

El sonido del timbre, que anunciaba el fin del recreo, hizo que mi mundo se desarmara y cayera al piso sucio. Mi cara debe haber sufrido alguna transformación, porque de pronto sentí la mirada de todos. El preceptor tratando de comunicarse con mis padres. Yo no entendía qué estaba pasando. Busqué la cara de ella entre todas las caras, pero no estaba. Seguramente se había ido al baño, pero no… Sol estaba al lado de una columna del patio, charlando y riendo con Antonio. Ahí nomás salí corriendo hacia el lugar en el que la parejita estaba hablando, y le di una trompada al pelirrojo. No tenía derecho de estropear mi mural dibujado de ternura, con sus palabras y sus gestos dirigidos hacia Sol.

Todo se volvió confuso para los que estaban presentes, menos para mí. No entendían nada. Me pregunto si es tan difícil entender a un Agustín de catorce años, enamorado de una Sol de casi quince, con sólo diez centímetros menos de altura y una promesa de amor eterna.

Llegamos a casa entre gritos y reproches de mi padre. Él tampoco entendía nada, no valía la pena explicarle mi amor incondicional a un adulto, que de amores de verdad no sabía más que de una vida de experiencias, algunas lindas y otras no.

Me acosté. Intenté dormir, pero no pude. Me daba vueltas en la cama, tenía prohibida la TV y la play station. No me quedaba otra que mirar al cielorraso que conocía mi historia, o agarrar una lapicera y empezar a escribir. Elegí escribir.

Elegí contar lo que pasó hoy, y escribir en letras muy grandes “Sol ama a Agustín”, “Agustín ama a Sol”.


3 comentarios:

  1. gracias es inmenso placer leer esta adolescente metáfora y tu arte vivo siempre!
    claudia migliore

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Buenísimo,Gra!!!, como todo lo que sale de tu imaginación, sabés llevarlo al papel con mucho arte.
    Felicitaciones
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Amo este retazo de historia... Me encanta cada párrafo, cada línea...
    Cómo ya te dije una vez, leerlo (y escucharlo) es un sinfonía para los sentidos, Gra...
    Besazos!!! =)

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario acá...me gusta saber tu opinión acerca de lo que publico...el blog es para los lectores...gracias y con abrazo boticiario.

Apostá a la literatura contemporánea autogestiva

Hola, visitantes de mi blog. La primera vez que publiqué dos de mis cuentos, lo hice en una Antología editada por la editorial Creadore...