domingo, 3 de julio de 2011

"Amaneceres VI"... Jueves día de ensayo.




Amanecer VI

Jueves, día de ensayo.


Están las tres historias enmarañadas en medio de instrumentos brillosos y expectantes.

Únicos. Con ganas de ser acariciados y saboreados por esas manos, por esos labios.

Ninguno de los tres elige hablar. Prefieren entregarse a ella, a la música. Ella es quien puede reparar la mala relación con una madre, la rutina de los lunes a viernes y la falta de trabajo.

Los acordes sobrevuelan por toda la sala, se agolpan en el medio, se zambullen, se inmolan.

Con forma de mujer y escapando a un saxo satisfecho sale y se abraza con el trueno de un piano revolucionario para terminar en la alfombra con la percusión de los tambores, los triángulos, los cencerros y la caja también.

Locas las notas, loca la música, locos ellos, loco el tiempo.

El sillón negro observa con satisfacción semejante espectáculo y le guiña un ojo a la pared recién pintada que mira desorientada para todos lados. Los mosaicos crujen al compás de las melodías, crujen y saltan siguiendo un compás que se inventaron. La biblioteca los aplaude.

Martín, Malena y Alejo entran en un éxtasis frenético que los envuelve y acurruca y protege ante tanta incomprensión. La noche se hace eterna. Ellos ríen, se agitan, se marean. La música, sólo la música los lleva a ese nivel de entusiasmo.

La pasión, la música. Sus oídos se llenan de colores que garabatean formas inusuales e inventadas, pero formas al fin.

No pueden frenar. El show no quiere acabar.

Desde la última butaca alguien grita un “bravo”, febril y embriagador.

Los tres se alinean y saludan a ese público que supo penetrar su inmensidad.

Ese público que supo comprenderlos más allá de una madre loca, un trabajo de todos los días y una ex-pareja complicada.

Amanece… otra vez.

Pena de tener que enfrentar la vida sin el saxo, el piano y la percusión que acompaña.

Pena que hoy al reloj se le ocurrió marchar a tiempo.

Graciela "boticaria"Amalfi. 2011.


3 comentarios:

  1. yo que he sido musico, me siento plenamente identificado con el sentimiento de "entregarse a ella, la musica", por eso es que me gusto mucho tu texto. saludos.

    ResponderEliminar
  2. La pasión, la música. Sus oídos se llenan de colores que garabatean formas inusuales e inventadas, pero formas al fin.
    " EL RELOJ" ...CAUTO ..
    MUY BUENO Gra!!!!
    claudia migliore

    ResponderEliminar
  3. La pasión, la música. Sus oídos se llenan de colores que garabatean formas inusuales e inventadas, pero formas al fin.
    " EL RELOJ" ...CAUTO ..
    MUY BUENO Gra!!!!
    claudia migliore o libres todos

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario acá...me gusta saber tu opinión acerca de lo que publico...el blog es para los lectores...gracias y con abrazo boticiario.

Conocé más de "Las madrugadas de Agustín"...

Amigos de mi blog.  Les dejo una entrevista que me hizo el escritor Alfredo Legnazzi de la Lupa Cultural revista on line que co-dirige ...