martes, 1 de mayo de 2012

AMANECER VII

AMIGOS DE MI BLOG ACÁ PUBLICANDO EL VII CAPÍTULO DE "AMANECERES", MI ÚLTIMO LIBRO.
Les cuento que fue muy emocionante estar por 1º vez en un stand de la Feria Internacional del Libro , acá en Buenos Aires. 
Aún tengo dos días más para ir : el viernes 4 de mayo y el lunes 7 de mayo ( cierre de la feria).
Que les guste este capítulo, al que considero el más triste de la historia de mis personajes de papel , en estos relatos agrupados en 17 amaneceres.


Amanecer VII



        Alejo amanece con un viernes distinto. Después del show de la noche anterior ya nada es igual. Su cara sonríe sola, aunque nadie la mire. Enciende la tele con su café negro ya listo, entra la noticia en sus ojos, mira y vuelve a mirar. Cambia de canal, todos dan el informe del desgraciado accidente de la noche anterior. La noche de su gran show, su noche, su jueves a la noche.

    Un avión de cabotaje se había incendiado en pleno vuelo. La tragedia se muestra así como debe hacerse, dura y cruel. La lista de los muertos se lee en la pantalla: cuarenta y cuatro personas, los apellidos ordenados alfabéticamente: Álvarez, Bustos, Campís…y se detiene en Fidalcci.… Carolina Fidalcci. Ése no es un nombre cualquiera, ése es un nombre que Alejo conoce muy bien, no hay margen de error, ese nombre que recita el periodista es el de una azafata. Su última novia se llama Carolina Fidalcci, es azafata y trabaja en esa aerolínea.

    Piensa en llamar a algún familiar de la chica, para estar seguro del hecho, pero cree que no corresponde. Primero porque no sería oportuno, segundo porque esa gente había sido la culpable de la ruptura de ellos dos.

   Con el saxo en sus manos, no pudo evitar errar varias notas, cuando ella le planteó el fin definitivo de la pareja. Dos años juntos no habían sido poco. Le preguntó si había algún “otro”, su “NO” fue contundente y casi ofensivo. Ella no podía seguir eternamente con un músico, que pretendía vivir de su música, en un país en donde se sabe que eso es muy difícil. Ella tenía una carrera por delante. Él hablaba de un futuro incierto, colmado de notas musicales y nada más…

   Cuando estrenaba en público el saxo en ese pub de Palermo, Carolina se le había acercado y le había dicho que le gustaba su música, que la transportaba, que sentía admiración por lo que hacía. Empezaron a verse los fines de semana, después día por medio y al final terminaron compartiendo la misma casa. La casa de Alejo. 

   Su final y su meta, se ven truncadas así, sin pedir autorización ni pagar peaje. Ironía de la vida o mejor de la muerte. Estos son los pensamientos que dan vueltas  en la cabeza del músico.

   La cara de ella se presenta ante él como siempre, sonríe y pregunta, hiere y suaviza. Palabras dichas y confusas, perdidas y solas. Alejo no sabe si salir corriendo para intentar ver su cuerpo por última vez o quedarse tirado en el sillón, pensando, tocando su tema preferido, “No woman, no cry” de Bob Marley. No sabe si seguir mirando la tele, la noticia repetida y esos canales que no pasan otra cosa y su foto en la pantalla y su foto guardada ahí en un cajón del  escritorio. “Un futuro asegurado por un sueldo digno, un mundo de gente por conocer”, todo va y viene, se escapa y regresa, vuelve y huye, la desea entre sus brazos y la quiere olvidar. Juntos recorrieron tantos mundos, “y nos separamos para siempre y la ilusión se rompió”. Y esa familia detrás, que apoyaba a una hija con un futuro promisorio y la madre del joven que no confiaba en su hijo músico.

 Ella y su propia madre. Dos mujeres. Las dos augurando un fracaso para su vida. Qué podrían saber ambas de él y de su pasión. La comodidad y la cobardía iban de la mano y hoy tropezaron con la muerte. La muerte que se les ríe en la cara y les dice que ella es la dueña de todo y de todos. Acá, él y su saxo llorando, acariciando la vida, mirando de reojo esa foto en donde estaban juntos, Carolina y Alejo. Su sonrisa pegada a la suya. Su vida alejada de la suya. Un camino que se empezó a dividir tiempo atrás y que ahora queda sin final. Una  historia que se presenta con angustia, simple y dura, como siempre se le ha mostrado. Cerrar un capítulo, empezar a caminar otros renglones, mejores o peores, no lo sabe. El fin de ellos dos se escribe con seguridad hoy. Habrá un duelo que vivir.

   Sale de su casa, camina entre la gente que molesta su paso, quiere llegar rápido al parque. El verde del pasto lo invita a sentarse debajo de un árbol, desde donde caen hojas. Un colchón otoñal invade su espalda y un cielo límpido lo mira. Ese mismo cielo que aprisionó a su ex novia entre sus colores, la asfixió y se la arrebató para siempre. 

   Cierra los ojos y se queda dormido, soñando.

   Esperando…  otro amanecer.


EXTRAÍDO DE MI ÚLTIMO LIBRO.
AMALFI,GRACIELA.
 Amaneceres- 1a ed.-Ciudad Autónoma de Buenos Aires: el autor, 2012
88 p.; 21 x 15 cm.
ISBN 978-987-33-1798-9         
1. Narrativa Argentina. 2.  Novela. I. Título
    CDD A863










 GRACIAS POR LA LECTURA...

LOS QUIERO SIEMPRE!!!!!!!!!!!!

GRACIELA "BOTICARIA" AMALFI.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Dejá tu comentario acá...me gusta saber tu opinión acerca de lo que publico...el blog es para los lectores...gracias y con abrazo boticiario.

Visita a colegios de Colombia: día 2

Hola, amigos del blog boticario. En este posteo, les voy a contar que en el segundo día de visitas en Colombia fui a dos colegios: ...