sábado, 25 de septiembre de 2010

Kumiko, la niña...



Kumiko, la niña…
Parte b.

Cuando abrí los ojos ese día de abril, inundado de sol y de flores y de paz, mis padres terminaban de elegir mi nombre entre una larga lista que les llevó más de cuatro meses armar. Me contaron años después que al ver tanta belleza y por ser niña el nombre más adecuado para mí era: Kumiko.
Este nombre definiría mi vida y mis caminos, mis horas y mis cielos. Llevarlo encima sería al revés de una cruz, una bendición que muchas niñas hubieran querido para sí.

- Kumiko, qué bonita es, decían los parientes.
- Kumiko, qué nena tan dulce, esbozaban las voces de los vecinos.
- Si, es hermosa, muy hermosa, repetía una y otra vez el abuelo.

Siempre descollé por mi alegría, mi modo de andar para un lado y otro, mi danza escurridiza.

La naturaleza me atraía. Con ella pensaba, siempre pensaba.


A mi abuelo le gustaba mi compañía, tanto como a mí la suya. Vivíamos en su casa, mis padres y yo. Aferrada a su mano aprendí a caminar por ese césped interminable con árboles asentados en él como monumentos históricos. Entre toda esa “selva” esmaltada de verdes, amarillos y marrones había un pedazo de tierra esperando.
Esperando…


Y Kumiko piensa, siempre piensa-Comentaba el abuelo a los pájaros que daban vueltas por ahí.


Cuando cumplí seis años me dieron a elegir entre una docena de semillas la que más me gustara. Había algunas redondas y opacas, otras rectangulares y brillantes, yo elegí la diferente a las otras once, la semilla negra y más chiquita.
-Muy bien, me dijo el abuelo, ahora manos a la obra.
La aprisioné en el pedazo de tierra que gritaba su paciencia de soledad al viento del sudeste. Me arrodillé, como implorando una plegaria y con mis manos y mis pies pequeños y movedizos la introduje en su nuevo mundo.

En la casa todos me estaban esperando para empezar la fiesta. Para mí la fiesta ya había comenzado. Tomé la regadera rosa con agua y endulcé el suelo con esmero y ansiosa por ver que asomara mi planta recién concebida.

Y piensa, Kumiko, siempre piensa –Repetía el abuelo a los pájaros volando.

Entré en el comedor y la fiesta estalló en aplausos, y sonrisas y regalos…


Graciela Amalfi. Septiembre 2010.

4 comentarios:

  1. Muy bueno, Grace! Queda acá o llegaremos a Kumiko, la anciana, que piensa?

    ResponderEliminar
  2. Muy buen cuento Gra!!!
    Espero seguir la historia de Kumiko.
    Besos de Inés.

    ResponderEliminar
  3. Hola Graciela: Soy tu compañerita,te envié un mail. Creo haberte hecho un comentario, de no ser así lo hago ahora. Muy bueno. Acordate que mi mail cambió. Besos

    ResponderEliminar
  4. Sabes que también me gusta a mí el nombre de Kumiko, pues ya imagino a la niña, al abuelo y hasta lo que brotara de la tierra de esa semilla.
    Gracias por deleitarme con tu historia Graciela.
    Besos, y un abrazo, Josan

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario acá...me gusta saber tu opinión acerca de lo que publico...el blog es para los lectores...gracias y con abrazo boticiario.

Leyendo en Teatrarte Devoto

Hola. amigos. El domingo 9 de julio, presenté mi libro Las madrugadas de Agustín, en el Teatro Teatrarte del barrio Villa Devoto de la ...